miércoles, 23 de septiembre de 2015

Daleee

Salir a la cancha incluye momentos de consternación. Es también estar viendo pasar la pelota que tiran los demás. Esperar tu turno, pensando loca y alternadamente: "Ay que ganamos ay que perdemos ay que ganamos". Te cruzás y te descruzás de brazos. Te callás. Gritás. Y no sabés.
Con dosis fundamentales de adrenalina decorándolo todo.
Como la vida en general, y como la primavera lidiando al filo del invierno por algo llamado: inicio de temporada.
- ¿Hace mucho frío?
- Sí.
- Dale que ganamos
- ¿Perdemos?
- Naaaaa! Daleeeeeeeee!



No hay comentarios: