miércoles, 24 de diciembre de 2014

*navidachi

Salgo. Los autos pasan con la música al palo, todo abierto, todo gente, todo navidachi. Hago cola en la verdulería. Adelante hay un viejito con un carro, su mujer va y viene sumando frutas. Él le hace señas como indicándole allá allá. El viejito me mira, sube los hombros y las cejas y sonríe. Le devuelvo el gesto, subo los hombros, las cejas y sonrío.
Fin.
El mejor diálogo urbano del año.




No hay comentarios: