martes, 3 de abril de 2012

Envolver el diario



Una observación: ya no importa tanto qué dice Clarín, si La Nación publica en la página 19 lo que Página/12 en la página 2. La tarea más ardua no es salir a desmentir tapas de diarios, de revistas malas, cuyo uso final es envolver media docena de huevos (el verdulero de mi barrio envolvía todo con diario: lechuga, huevos, cebollas). Porque sobra información y sobran plataformas, formatos, aplicaciones. También sobra ruido, claro. Sin embargo, el que quiere saber, sabe. El que quiere discutir, discute. El que quiere enterarse, se entera. El que quiere, quiere.

Un gran desafío (un gran valor) es que tenemos un deseo propio. El ímpetu de más, de algo. Que tenemos un cuerpo, un tiempo, un contexto. Dónde estamos, sino. Tenemos la suma de valentías individuales de saber que vivimos en comunidades, aquí y ahora. Tenemos el salto que podemos dar para conversar con otros sobre lo que queremos, para dudar, no saber, preguntar, averiguar qué queremos. Podemos crear. Es necesario crear.
Y esta es sólo una observación...

2 comentarios:

Roms dijo...

Podemos, creer, crear y crecer... bso!

María Ferreyra dijo...

a full...!