jueves, 10 de septiembre de 2015

Tu esqueleto te trajo hasta aquí

Hace poco descubrí que habían lavado un graffiti que tenía años en mi cuadra. Ay qué pena. Lo borraron casi con la misma rapidez con que debe haber sido escrito, porque nadie se dio cuenta, parece.
- amigo kiosquero, ¿sabe cuándo lavaron lo que estaba escrito ahí enfrente?
- No.
Furtivos los grafiteros, furtivos los lavagraffitis.
El texto decía: **¿Qué harías si no tuvieras miedo?**
Era mi cartel favorito de la cuadra, de mi barrio. Todas las mañanas, "¿qué harías si no tuvieras miedo?". Mil veces pensé en sacarle una foto. Pero para qué, si estaba ahí en enormes letras, tipo Times New Roman, color negro, tamaño 10.000 apróx.
Bueno, ya no está, y quizá lo borró el mismo que lo escribió. Veloz. Raudo. Pero ahora sin miedo; o fue otro lector/a que a diario se cruzaba con esa frase... y decidió que ya estaba.
Pero
entonces, qué
¿ahora qué?
¿Qué haríamos si ya no tuviéramos miedo?
*al autor o autora de ese cartel, que es imborrable y que acá leímos durante años, gracias.
- Le mando este tema, de graffiti ♪





No hay comentarios: