Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

No puedo esconder las canas

Imagen
Esta escena, el otro día en el subte: en los asientos que tengo enfrente hay una señora. De tanto en tanto me mira. De pronto, se levanta, se acerca y me dice: - Hola, con esa carita... ¡tenés canas! La miro en silencio. E insiste: - Ahí, tenés tres canas - Bueno, son más de tres... - Pero con esa carita - ?? - Mis hijos a los quince ya tenían canas pero más en mechones [hace el gesto de peinarse y mostrar las sienes] - Bueno, tengo 34 no quince - Aaay, pero igual sos muy jovenciiita - ?? - Y es raro porque cuando salen las canas, salen así [insiste con el gesto de teñirse ao vivo la sien. Comprendo que se está demorando en irse y que todo el vagón está aprendiendo su lección sobre canas] - Sí, salieron así - Claro, porque son cortitas, quedan paradas - Sí, como antenas [le contesto, ella mira mi cabeza] - Jajaja, sí. Pero está bien, sos muy jovencita.. [retruca, quiere ganar; yo quiero perder y que se retire] - Sí. [sonrío y dejo de mirarla] - Bueno, ¡suerte! - ?? Suena la ala

#Hilos

Hola. Me zarpo en caracteres y comparto un fragmento de una escena así: Teseo adentro del laberinto enfrentado al Minotauro, según Julio Cortázar. La obra es un libro que se llama 'Los reyes'. ***** En la curvada galería, Teseo enfrenta al Minotauro. Se ve el extremo del hilo a los pies del héroe que empuña la espada. TESEO Preguntas vanamente. No sé nada de ti: eso da fuerza a mi mano. MINOTAURO ¿Cómo podrías golpear? Sin saber a quién, a qué. TESEO Si esperara a oír, acaso no pudiera matarte luego. He visto jueces que humillaban la cabeza al condenar. Uno notaba que sobre el reo se cernía en ese instante como una grandeza, una inmensidad sin nombre. Pero yo te miro de frente porque no te juzgo. No te mato a ti sino a tus actos, al eco de tus actos, su resonar lejano en las costas griegas. Se habla ya tanto de ti que eres como una vasta nube de palabras, un juego de espejos, una reiteración de fábula inasible. Tal es al menos el lenguaje de mis retóricos.

#Nánananá

Imagen
Cuando era chica, hacia fines del verano, mi madre solía dejarnos algunas tareas para que repasemos un poco. Inauguraba un cuaderno donde me iba dejando consignas para alguna materia.  Recién me crucé con este cuadrito que linkeo... ja. Resulta que una vez me dejó anotada una canción de los Beatles que estaba en el vinilo que solíamos escuchar. Su nota decía que leyera la letra e intenta ra traducir qué decía. Me acuerdo que me costó mi uuff larguísimo rato. El vinilo giraba, las páginas del diccionario giraban, mi relación con lennon y mccartney y madre giraba. Pero lo logré. Y lo logré -gracias, madre- con la canción que tiene el mejor final del mundo, el mejor final del mundo para semejante tarea, para llegar al punto final y gritar gol y subir el volumen y vamooos todoooos:  - NAAAAA NANA NÁNANANÁ, NÁNA NANÁ, HEEEY JUDEEE!  Emoticón grin  ♫